Abrir los sábados por la tarde en Navidad. Es necesario realizar ese esfuerzo.

Sin duda se trata de una decisión individual. Nadie como el comerciante mismo sabe lo desesperante que es que no entre un alma a nuestro establecimiento en toda una tarde. Además, pareciera que los comerciantes y sus trabajadores son las únicas personas que no tienen la necesidad de descanso, de conciliar familia y trabajo, de tener un tiempo de ocio.

Todo esto es una verdad rotunda para los que viven de un lado del mostrador, pero también es incuestionable que hoy día la mayoría de ciudadanos emplean la tarde de los sábados para hacer sus compras, y éstas sólo las harán en los locales que estén abiertos.

Cierto es que no hemos de caer en el error de pensar que todo lo que funciona en las grandes ciudades desde un punto de vista comercial tiene porqué funcionar en ciudades más pequeñas, con otro ritmo y posiblemente con otras costumbres. No hay más que ver que pocos son los comercios que permanecen abiertos durante el medio día en las pequeñas ciudades cuando, sin embargo, en las grandes ciudades cada vez se generaliza más; o cuántos comercios, pequeños y medianos, abren los domingos en una zona turística, cuando ello es impensable en ciudades que no lo son.

Por tanto, no se trata de convertirse en lo que no somos e intentar ser el comercio de una ciudad distinta a la que vivimos, pero sí se trata de adaptarse al consumidor de nuestro siglo y ser competitivos con otros formatos de distribución comercial. Los hábitos de compra nunca se adaptan al comercio, es el comercio el que tiene que adaptarse a los hábitos del consumidor.

Por todo esto, y aunque el debate daría para mucho más que decir a favor y en contra, hemos de considerar que es necesario, para mantenerse como una opción competitiva, abrir los comercios los sábados por la tarde en Navidad, porque es el momento de mayor consumo, donde las ventas alcanzan para la mayoría entre el 25% y el 35% de lo que se vende en todo el año.

No podemos permitir que otro año más nuestros posibles clientes se vayan a otras capitales en la campaña Navideña con la excusa tan fácil de que lo hacen porque el comercio de nuestra ciudad está cerrado.

Sabemos que se trata de un proceso difícil, que requiere su tiempo, pero el consumidor tiene que ir viendo que el comercio local y de proximidad está a su disposición los sábados por la tarde.

Desde Comercio Jaén sobre este asunto sólo podemos recomendar, y así lo venimos haciendo desde hace un tiempo, y creemos que es necesario realizar el esfuerzo de abrir los sábados en Navidad.

Aunque al principio decíamos que se trata de una decisión individual, sólo será efectiva y beneficiosa si se adopta colectivamente. Por eso éste es el momento de que los comercios de cada calle hablen y tomen la decisión, y si es favorable lo anuncien con cartelería en cada uno de los establecimientos para que el consumidor sepa que el comercio de Jaén estará abierto los sábados durante la campaña de Navidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *