El anunciado límite de 1000 euros en los pagos en efectivo perjudicará la actividad comercial

Oposición de la totalidad del sector comercial a una medida que añade nuevas barreras al consumo

De forma absolutamente confusa se ha anunciado por el Gobierno esta medida que traerá, sin duda, efectos negativos para el comercio.

Así, inicialmente el nuevo límite a los pagos en efectivo de 1000 euros entraría en vigor en plena campaña navideña, aunque posteriormente ha quedado en suspenso dicha entrada en vigor. Eso sí, con la manifestación clara de llevarse a cabo en un futuro inmediato.

Para el comercio ello supondría un descenso seguro en la actividad comercial en unos momentos en el que intenta recuperarse lentamente de años con descenso en las ventas.

Desde la posición de los comerciantes el fraude fiscal debe combatirse en su origen y no tratando a todos los ciudadanos de forma indiscriminada, poniendo bajo sospecha a cualquier consumidor que realice compras en efectivo por encima de 1000 euros.

Con la anunciada medida se está creando un nuevo coste de transacción que en gran medida recae en el comerciante, ya que prácticamente se obliga a todos los ciudadanos a poseer una tarjeta.

La lucha contra el fraude fiscal no ha de dar tregua al infractor. Sin embargo las medidas que se adopten para ello no pueden suponer un freno a la actividad comercial. Por tanto lo idóneo será actuar directamente sobre las fuentes del grande y la economía sumergida, que son sobradamente reconocibles, en lugar de presionar a los hogares y empresas con nuevos impuestos y trabas a su actividad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *